La Edad Media en Adamuz

La Edad Media en Adamuz

Aunque existen testimonios de la presencia humana en las épocas visigoda (epitafios y ladrillos con simbología cristiana) y musulmana (restos del Membrillar y molinos del río Matapuercas), la escasez de noticias es lo mas destacado de la historia medieval de Adamuz. Tan solo la Baja Edad Media (siglos XIII-XV) se conoce mejor, al igual que en otras localidades cordobesas, gracias a la documentación catalogada por M. Nieto Cumplido en el Corpus Medievale Cordubense.

Sus tierras desempeñaron durante muchos años el papel de posada de descanso en el camino de Córdoba a Toledo. En la época musulmana -a la que debe su nombre Adamuz- pertenecían administrativamente a la Cora cordobesa, encontrándose en ellas Armilat, la posada más cercana a Córdoba, donde murieron los hijos de Almanzor (1008 y 1009). Frente a ella estaba el monasterio cristiano de San Zoilo Armilatense. Este camino, abandonado desde el siglo XII, volverá a utilizarse en época cristiana, localizándose en Adamuz varias ventas Francas de las concedidas a la ciudad de Córdoba por Enrique III en 1394.

Los primeros datos bajo medievales, ya que no conocemos la fecha de su reconquista, se refieren a su iglesia (1264 y 1272), cuyos límites se fijaron en 1288. Pertenecía al arcedianato de Pedroche, siendo uno de los primeros templos góticos de la provincia. En 1394 Clemente VII confirma, a petición de Enrique III y de la reina doña Catalina, la fundación del convento de San Francisco del Monte, establecido a iniciativa de Martín Fernández de Andujar, vecino de Córdoba.

Adamuz perteneció como tierra realenga al consejo de Córdoba. Sin embargo, durante unos días (26 mayo-5 junio de 1469), su villa y castillo fueron dados en señorío con 300 vasallos por Enrique IV -en guerra civil con el infante don Alfonso- a don Diego Fernández de Córdoba, II conde de Cabra. Los límites de su concejo dieron lugar a pleitos con Algallarín (1442), Pedroche (1477) y Córdoba (1492). Su población, que aumentó en la segunda mitad del siglo XV, era de 372 vecinos en 1530.

En su villa, donde tenían propiedades los señores de El Carpio, hubo algunos disturbios provocados por el levantamiento anticonverso (1473) y por sus propios vecinos (1490). De este año es la orden de los Reyes Católicos para celebrar en Adamuz la junta general de la Hermandad. En su territorio, que producía a fines del siglo XV cereal, vino y aceite, se encontraba Algallarín. Este lugar, que tenía castillo, términos propios e iglesia (delimitada desde 1272), pertenecía al jurado cordobés Gonzalo Ruiz de Maricabrera, permitiéndole Juan II adehesarlo en 1441.

 

Historia

Atrás