La Prehistoria en Adamuz

La Prehistoria en Adamuz

Los datos con que contamos para reconstruir la Prehistoria de Adamuz no son, desdichadamente, muchos, más que nada por falta de investigación en la zona. De todos modos, los trabajos científicos en esta localidad no han hecho más que comenzar, y en un futuro próximo se podrá tener una visión más completa. Así y todo, se pueden distinguir dos zonas geográficas de ocupación humana: las terrazas del río Guadalquivir y el sector montañoso del interior. Al contrario de lo que sucede en algunos otros lugares, no encontramos aquí que la distinta situación de los yacimientos responda a momentos culturales específicos.

Es cierto que en el Paleolítico Medio, la industria que elaboro el hombre de Neandertal hace unos 30.000 años, solo aparece, de momento, en las terrazas fluviales, mientras que las manifestaciones del comienzo de la Edad de los Metales, que tuvo lugar hacia el 6.000 a. JC., se hallan tanto en el interior como en las orillas del Guadalquivir.

En términos generales, podemos decir que, tal y como se conoce la Prehistoria de Adamuz en la actualidad, esta arranca del Paleolítico Medio, si bien los materiales de esta adjudicación, algunas herramientas de sílex, son muy pocos. Las siguientes etapas del Paleolítico están ausentes por ahora, si bien ciertas piezas, procedentes de hallazgos superficiales y, consecuentemente, sin contexto fiable, pueden hacer pensar en la existencia de industrias de tránsito del Paleolítico Superior al Neolítico, el Epipaleolítico, que tuvo su desarrollo hace unos 10.000 años en la zona de Algallarín.

Las primeras señales de la presencia de gentes neolíticas, cultivadores y pastores, fabricantes de la característica cerámica a la almagra tan típica de Andalucía, en un momento que podemos situar entre el 4.500 y el 3.500 a. JC, han quedado en las tierras interiores, en la Cueva del Cañaveralejo, que fue habitada también, siglos mas tarde, por gentes del Calcolítico, la fase inicial de la Edad de los Metales.

Evidencias de estos grupos calcolíticos tenemos, además, en el mismo Algallarín, así como en el Cerro del Ermitaño, al nordeste de Adamuz, donde aparecen algunas hachas de piedra pulida y cerámicas características de ese momento de la Prehistoria.

 

Historia

Atrás